Un correcto mantenimiento puede alargar la vida de tu PC

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy queremos explicar la importancia de un buen mantenimiento de un ordenador, ya sea una torre o un portátil.

Fallos de temperaturas

Explicación del fallo: Se aprecia especialmente en equipos portátiles. Notarás que el ventilador suena mucho más alto de lo normal y durante más tiempo. En algunas ocasiones nos podremos dar cuenta que la temperatura del equipo es muy alta (literalmente nos quemamos si tocamos la rejilla de salida de aire de la CPU+Gráfica en portátiles). En algunas ocasiones el equipo llega a apagarse, pero si lo dejamos apagado durante un rato, podemos volver a usarlo.

¿Por qué pasa?: Se ha obstruido el sistema de refrigeración del equipo y/o los ventiladores no funcionan. También puede que haya dejado de cumplir su función la pasta térmica de los procesadores (CPU y gráfica). Puede ser debido a varias cosas, entre ellas:

  • En torres: especialmente las que están en el suelo, se ensucian con mucha facilidad, aunque por fuera parezcan que están limpias.
  • Portátiles: En equipos relativamente nuevos que se usan sobre las piernas, encima de cojines o camas (en general, encima de superficies como telas, lanas, etc.) o los que tienen mucho tiempo. El tiempo que tarda en ensuciarse es variable y se ensucia más o menos según el uso que hagamos del equipo.

Averías que puede ocasionar: debido a la gran importancia del sistema de refrigeración del ordenador, notaremos que el equipo puede apagarse o reiniciarse. Si pasa, lo más recomendable es llevarlo a un servicio técnico lo antes posible. En el caso de aguantar con el problema durante mucho tiempo, puede provocar fallos en varios componentes internos. En torres puede estropearse el procesador y en portátiles puede estropearse el procesador y/o tarjeta gráfica entre otros problemas.

Qué nos encontramos en nuestro servicio técnico: nos podemos encontrar con comportamientos muy variados en este tipo de problema.

  • Equipos que se reinician pero arrancan perfectamente su sistema operativo. Normalmente se recuperan bien después de la limpieza del sistema de refrigeración. Suelen ser equipos que se han traido al servicio técnico después del primer reinicio por temperatura e incluso antes de que llegue a producirse un reinicio.
  • Equipos que no arrancan correctamente. Suelen llevar con el sistema de refrigeración mal durante mucho tiempo.
  • El equipo arranca pero muestra una imagen defectuosa, como por ejemplo, salen con rayas (horizontales o verticales) o no se ve correctamente. Posiblemente el sistema operativo carge y lo notaremos si el disco duro sigue leyendo y suena el sonido de inicio de sesión de Windows, pero salen rayas en la pantalla o directemente todo se ve mal. Tu tarjeta gráfica está estropeada. En portátiles es posible que implique la sustitución de la tarjeta gráfica (si va aparte), la placa base o recurir a técnicas como el reballing para reparar la tarjeta gráfica.
  • El equipo arranca pero no muestra nada en la pantalla. Entre otros fallos está el fallo de temperatura, por lo que es posible que la tarjeta gráfica esté estropeada. También es posible que la pantalla, cables, inverter estén mal (esto ya sería un fallo diferente).
  • En muchas ocasiones el fallo de temperatura lo detectamos cuando el cliente nos trae un equipo con virus, con el sistema operativo en mal estado, etc. En estos casos analizamos los síntomas descritos por el cliente, pero mientras trabajamos, detectamos que el sistema de refrigeración está sucio. En estos casos, siempre repararmos el sistema de refrigeración y cualquier otro fallo de hardware detectado antes de afrontar el posible fallo de software, ya que posiblemente al solucionar el fallo de hardware, el software arranque. Suelen ser reparaciones complejas y desgraciadamente en algunas ocasiones tras estas reparaciones, se detectan fallos extras que no se podrían haber detectado sin reparar el sistema de refrigeración y otros fallos hardware visibles a primera vista.
  • Equipos que no arrancan. Son los casos más complejos, ya que nunca se sabe a priori si el fallo es sólo en CPU y/o tarjeta gráfica o tiene otros componentes estropeados. Normalmente el cliente no sabe que el fallo está ocasionado por temperatura hasta que lo detectamos en el servicio técnico.

Si notas esto, recomendamos que se realice una limpieza del sistema de refrigeración, especialmente en equipos con tarjetas gráficas ATI o nVidia.

Casos reales:

  • Equipo que no arrancaba o al encender se apagaba a los 2 o 3 segundos. Fallo en la tarjeta gráfica debido al fallo que le ha provocado la obstrucción del sitema de refrigeración. Se limpia el sistema de refrigeración y reparación de la tarjeta gráfica.
  • Equipo que se empieza a reiniciar cuando suben las temperaturas. Limpieza del sistema de refrigeración.
  • Fallos al arrancar Windows. Tras interpretar los datos que nos facilita el cliente, pensamos que el fallo es simplemente de software, pero a medida que vamos reparando el sistema operativo, detectamos un problema de sobrecalentamiento, que nos vemos obligados a reparar. Una vez reparado, seguimos detectando fallos en Windows, llegando al punto de no dejar reinstalar el sistema operativo. Tras múltiples pruebas, se detecta que a parte de tener un sistema operativo en muy mal estado debido a malware, la tarjeta gráfica impide iniciar correctamente el equipo. Son fallos que se detectan tras reparar fallos como la limpieza del sistema de refrigeración, por lo que suele implicar un presupuesto nuevo al cliente y un gasto extra de dinero.

 

Fallos debidos a caídas del equipo


Algunos de nuestro clientes no pueden llegar a creer que un equipo quede inservible después de una caida, incluso a poca altura. Hemos tenido casos en los que una pequeña caida ha provocado cortocircuitos en la placa base del portátil debido a las piezas metálicas que se ha soltado y ha contactado con partes con tensión en la placa base. Algunos de los posibles fallos que se producen tras una caida son:

  • Ralentización de la carga de Windows: el disco duro tiene sectores defectuosos, por lo que en algunos casos se pueden reparar y en otros implica el reemplazo del disco duro y la reinstalación del sistema operativo nuevo.
  • No inicia el sistema operativo: como en el caso anterior, debemos sustituir el disco duro y reinstalar el sistema operativo.
  • Rotura de pantalla: simplemente se sustituye la pantalla.
  • Rotura de conector de alimentación, USBs y partes de plásticos de la carcasa.
  • Rotura de bisagras y en algunos casos de los anclajes de los tornillos de las bisagras.
  • Fallos en placa base y otros componentes internos.

Definitivamente, tras una caida de nuestro equipo, podemos encontrarnos con uno o varios fallos, que en muchos casos nos obligan a cambiar de equipo debido al coste de la reparación. En el peor de los casos perderemos la información almacenada en nuestro disco duro, que por norma general es la parte más valiosa del equipo, sobre todo en los casos en los que no existan copias de seguridad.

Fallos debidos a malas configuraciones / instalaciones sin leer los asistentes / virus, etc

Estos fallos suelen ser fallos a los que no dedicamos nuestro esfuerzo y tiempo, pero que suelen ser bastante peligrosos, ya que nos pueden espiar, robar y perder información. Nos referimos a:

  • Las barras de herramientas: que aunque siempre nos comentan nuestros clientes que no las instalan, en realidad las instalan sin darse cuenta al no leer los pasos de los asistentes de instalación de los programas o por bajar programas de sitios no oficiales.
  • Virus, troyanos y malware en general: por muchos antivirus, antispyware, antimalware, antitodo que tengamos instalados y funcionando, si el usuario no presta atención a lo que hace y hace clic en todo y abre todo, posiblemente termine infectado con cualquier software malicioso. El mejor antivirus es la persona que usa el ordenador. Incluso así, tampoco recomendamos usar un ordenador sin antivirus.
  • Linux y MacOs no tienen virus, sólo los hay para Windows: eso es totalmente falso. Si no tienes antivirus, siempre pensarás que no estás infectado porque tu equipo va muy bien, pero eso no implica que tu equipo esté libre de virus. Actualmente algunos virus mejoran el rendimiento de tu equipo, e incluso eliminan otros malware y blindan tu equipo contra otras amenazas, para evitar que otros virus o malware desinstalen el malware que se te acaba de instalar.
  • Modificaciones en el registro de Windows que hacen que el equipo esté inestable.
  • El uso de software desactualizado. Hace que el equipo pueda ir lento. Al contrario de lo que piensa mucha gente, un software actual puede ser más rápido que un software desfasado. Casos como Windows 8 y WinRar como por ejemplo. Para hacernos una idea, el core/nucleo de Windows 7 ocupa 30 MBs, mientras que el de Windows 8 ocupa 20 MBs. Puede parecer poco, pero eso significa que hace todo más rápido y eficientemente. Hay que pensar que el sistema operativo funciona como si fuese un cebolla (a capas), y si su núcleo es muy rápido y eficiente, el sistema funcionará mejor. En WinRar hay un salto de rendimiento bastante grande de la versión 4.11 a la 4.20 de casi un 60% extra, por lo que con un mismo equipo podremos comprimir y descomprimir a mayor velocidad, simplemente con una actualización del software.


Sin más espero que toda esta información sea de vuestro interés. Iremos ampliándola.


Saludos.

 

Francisco Javier Merchán Macías

Ingeniero Técnico de Telecomunicación, especialidad Telemática

Colegiado nº12.175 (C.O.I.T.T.)

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información