Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Hoy escribo este pequeño artículo bastante diferente a lo que suelo publicar en mi sitio web. Lo hago para informar de las posibles consecuencias que tienen las procesionarias del pino con nuestros animales domésticos, especialmente con los perros. Todo es debido a una experiencia que he tenido hace muy poco.

Las procesionarias (Thaumetopoea pityocampa) son unas pequeñas orugas que crecen en la copa de los pinos en unos nidos blancos y que tras un período de tiempo, bajan del árbol siguiendo una fila muy característica. Podemos verlas sobre el mes de abril/mayo en fila india por el campo, carreteras, etc. Estas orugas tienen unos pelos urticantes que pueden producir daños muy graves e incluso la muerte a nuestras mascotas. En casos menos graves, pueden producir la caída de parte de la lengua de nuestra mascota al intentar comérsela o en los peores casos, la muerte en el caso de comerse una o varias orugas.

En nuestro caso, el perro sufrió una picadura en la lengua al intentar comerse unas orugas y le produjo unas úlceras en la lengua, que podrían ser tratadas por un veterinario en las primeras horas, pero que tras pasar el primer día, la lengua pierde el riego sanguíneo y a los pocos días pierde la parte de la lengua afectada. Si no ha sido una picadura demasiado grande, la mascota se recupera a su nueva situación llegando a tener una vida normal, aunque le falte parte de la lengua. Podéis ver un caso en otra web con fotos.

Por lo que espero que tengáis muchísimo cuidado con estas orugas.

Procesionarias (fuente Wikipedia)

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Os contaré mi historia más o menos resumida (de la informática y otras cosas)... espero que os guste:

Cuando tenía unos 8-9 años, mi madre trajo a casa un Amstrad CPC que era el regalo de cumpleaños para mi hermano. A él no le hizo mucha gracia y al final mi madre lo devolvió, pero yo me quedé prendado con ese ordenador que no pude usar ni aprender a usarlo. No entendía como no le llamó la atención a mi hermano. Poco después, unos vecinos me dejaron un Commodore y me dediqué a cargar cintas de casete con juegos y programas durante días. Lástima que ese ordenador conectado a una tele de 14" provocaba interferencias con la tele principal de casa y tuve que devolvérselo a mi vecino semanas después.

Con 13 años (junio de 1994) y justo al terminar la EGB, mi tio me compró un ordenador clónico, AMD 386SX a 25Mhz con 210Mb de disco duro y 1 mb de RAM con monitor de 14" e impresora Epson LX100 de agujas. Ese fue el inicio de toda la informática que se hoy en día. Empecé a trastear con MSDOS 5.0 y muy posteriormente con MSDOS 6.20 + Windows 3.1. Iba a la tienda de informática donde me vendieron el equipo a pedir tutoriales de MSDOS y otros tantos de otros programas (no teníamos acceso a Internet por aquella época, todo eran disquetes). También tocaba en el instituto ordenadores con dos disqueteras de 5¼ y MSDOS 3.0. No instalaba juegos en mi PC de casa, solo programas y le buscaba los código de activación editando los ficheros o buscaba en la base de datos de películas que venía en un disquete de la revista PCMania de la época. Por aquel entonces empecé a cartearme con gente de toda España enviándonos disquetes con virus, códigos fuentes y compiladores, también escribía a las revistas, en las que conseguí publicar algún comentario. Posteriormente me interesé por la sección de Curso de C y Virusmanía de la revista. Iba mucho a casa de mis vecinos a jugar a juegos en el PC Amiga que tenían y a endedar con los "cacharros" nuevos que se compraban y que por supuesto, yo no podía comprar.

Ya con unos 15 años, enredé un poco con el ensamblador y los ficheros de música tipo Stream Tracker 3 e Impulse Tracker. Tanto es así que incluso hasta le envié una carta a un chico de mi ciudad que luego resultó ser el amigo de parrandas de un vecino mio (y también muy buena amigo), por lo que comenzamos a quedar y nos hicimos un buen grupo. Con este grupo hicimos nuestros pinitos en desensambar y toquetear algunas aplicaciones. Por esta época ya me llamaban para reparar equipos de familiares, amigos y alguna que otra empresa. Recuerdo que incluso me venían a buscar en coche y moto para que les reparara los equipos de la empresa.

Ya con 16 años mi profesor de electrónica de la ESO me recomendó para que me fuese a una conocida tienda de electrónica para que reparase fotocopiadoras y ordenadores. Fuí, pero con lo pardillo que era por aquella época, me eché para atrás y no cogí el trabajo. También iba a los NCC (Nuevos Centros del Conocimiento) junto a un amigo y nos dedicábamos a modificar un periódico digital y estar en la sala de informática con nuestros enredos. Incluso estuvimos a punto de montar una empresa de informática entre los dos por aquella época, pero finalmente no la echamos a andar. Por esta época también hacía mi ezine con Neobook (programa muy famoso en la época).

A partir de los 17 años enredé muchísimos con CDs, satélite y móviles, me encantaba investigar todo lo que fuese nuevo y supusiese un nuevo reto. Me subía literalmente por las paredes para instalar antenas parabólicas, decos, reparaba y liberaba móviles, hacía mis composiciones en CDs. Todo fue muy enriquecedor. Por esta época comencé a salir de fiesta con los amigos mucho más. Entre un amigo y yo, nos organizábamos viajes inesperados de un momento a otro haciendo "dedo" o buscándonos a alguien que nos llevase a donde queríamos ir. Nos íbamos a Plasencia (Cáceres) a un camping y salíamos por la noche por los bares de allí. Posteriormente fuimos unos cuantos amigos más, junto a la novia de uno de ellos (que conoció en la feria de Badajoz poco tiempo antes). Lo pasábamos genial.

Ya cuando cumplí los 18 años, lo celebramos como tiene que ser, y nos juntamos muchísima gente, de varios grupos. Por aquella época si no salíamos 40 personas juntas, no salimos ninguno. Empezó la época desfase de salir que combinaba con mis cosas de informática y mucho deporte.

Allá por los 20-22 años comenzó el momento de los Ciber. Comencé a trabajar en uno con una fabulosa línea ADSL de 2 Mbps, lo recuerdo perfectamente porque me tocó lidiar con el cambio de moneda y el nefasto programa de gestión que tenía el Ciber. Mucho juego, gestión de la red, ordenadores del Ciber y el contacto con gente de otros Ciber y clientes. También hablaba mucho con gente de otros sitios de mi ciudad, con la que teníamos la idea de montar una red Wi-Fi para la ciudad y conectar distintos sitios. Algo hicimos, pero no lo suficiente, se nos adelantaron las operadoras con el Internet por ADSL y las líneas RTB con tarifas planas y la gente dejó de tener ganas de seguir con el proyecto. Por esta época, estaba estudiando un FP de grado superior en Mérida, por lo que entre mis enredos de informática, móviles, satélite, trabajo y las clases, no daba de sí, por lo que dejé el trabajo unos meses y me dediqué más tiempo a sacarme el FP. También me saqué el permiso de conducir por esta época, vi la necesidad y después de 6 meses apuntado a la autoescuela, tuve que sacármelo (menos mal que fue a la primera).

Sobre los 22-23 años aproximadamente, unos clientes del Ciber me ofrecieron trabajar para una orquesta, por lo que combinaba mis enredos con la orquesta. Viajaba por toda Extremadura y cuando podía seguía con mis estudios en Mérida. Fue una época muy buena porque aprendí mucho de sonido y luces de la orquesta, pero era una paliza enorme. También disfrutaba con mis ordenadores y quedando con mis amigos en Badajoz. A partir de aquí resumo algo más...

A los 24 años comencé a trabajar para una empresa de telecomunicaciones haciendo proyectos de ICT, instalando domótica, cableado estructurado, etc y tras pasar un año en la empresa y con otra oferta sobre la mesa de otra empresa, decidí dejarlo todo tras una llamada en la misma ventanilla de la secretaría de la universidad, cuando presenté mi primera matrícula para la Ingeniería Técnica de Telecomunicación. Fueron 4 años muy duros e intensos pero muy felices y bien aprovechados. Aprendí de todo y mejoré en muchos aspectos de mi vida, conocí a mucha gente, tod@s ell@s increíbles.

Finalmente y tras varios años de trabajo, hice proyectos en una empresa de Cáceres, monté mi empresa en Badajoz, en la que aprendí lo que es sufrir y pagar los errores con tu esfuerzo y dinero y el buen trabajo con satisfacción y alegría. Fué una época muy dura y quizás en la que más he aprendido. Posteriormente, me llamaron de una empresa para trabajar en un proyecto de Cloud Computing que me pareció muy interesante y me subí al tren. Tras acabar, me lancé a hacer 2 másteres universitarios y me trasladé a Albacete para trabajar en la empresa que estoy actualmente, en la que llevo la supervisión de las instalaciones de las líneas de alta velocidad de Madrid-Levante del AVE en el Centro de Regulación y Control de Albacete.

Al final he resumido mucho mi historia, en la que he aprendido mucho de muchas cosas y disfruto cada día de lo que hago.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Estoy continuamente de viaje de Badajoz - Albacete - Badajoz...

Día a día, te esfuerzas para ser una gran persona y un gran profesional. Es complicado, más que nada porque siempre hay alguien que es muchísimo mejor que tu, much@s en realidad. Aquí es donde empieza toda esta historia, algo desordenada en su redacción, pero espero que no os importe.

Este último trabajo me tiene viajando continuamente de Badajoz - Albacete - Badajoz. ¿Estoy contento?, sí, porque tengo un@s grandes compañer@s y el trabajo me gusta. Es un sector completamente nuevo para mi y que no conocía a nadie que lo conociese, lógicamente, antes de entrar. No me considero un experto en trenes, pero es cierto que hoy en día sé mucho de mi trabajo y del funcionamiento del AVE Español. Os aseguro que os sentiríais muchísim@s más segur@s cuando viajéis en el tren si supieseis todo lo que hay detrás.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Llevo mucho tiempo sin escribir nada nuevo en el blog, y no es por falta de ganas. Todos tenemos un momento en nuestra vida que parece que nos descentramos y perdemos algo de fuerza y ganas de hacer cosas. No es el caso, ya que las ganas de hacer cosas no las he perdido, pero si he dejado de hacerlas. Necesito conectar más conmigo y sacar dentro de mi las cosas que tengo ganas de hacer pero que no hago. Quiero leer más, enredar con placas arduino y rasberry pi, programar en Java, PHP, C++, Android, etc. toquetear placas base y reparar alguna que tengo por ahí pendiente, reclasificar mi colección de microprocesadores, ir a conferencias, hablar con amigos que están lejos, etc. También tengo pendiente terminar mi proyecto fin de máster (del máster de investigación), que como dije, tengo muchas ganas de hacer, pero no me he puesto al 100% con él y escribir código, probar y probar, pero necesito un estímulo y un objetivo claro que ahora mismo llevo un tiempo sin tener.

Seguro que much@s de vosotr@s habéis pasado por una época como esta. Si me conocieseis, sabríais que soy una persona a la que le encanta hacer cosas, leer y releer, montar cacharros, escribir código, construir cosas, desmontarlas y ver cómo funcionan, romperlas... pero a veces, por ciertos motivos o sin motivos aparentes, dejas de hacerlo, por lo que espero que este artículo sea el fin de este parón y pueda volver a comenzar a hacer cosas y volver al ritmo que tenía hace pocos meses. Todo sea que este parón sea para coger aire y sin dar un paso atrás, coger carrerilla para llegar más lejos.

Un saludo a tod@s 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información